19 de marzo de 2012

Competencias básicas, tareas y proyectos

Ha finalizado el curso LAS COMPETENCIAS BÁSICAS Y SU DESARROLLO A TRAVÉS DE TAREAS Y PROYECTOS, habiéndose cumplido los objetivos del mismo: dar a conocer propuestas para el diseño, la elaboración y la evaluación de tareas que desarrollen las competencias del alumnado y analizar distintas tareas y proyectos llevados a cabo en el aula, reconociendo la importancia de los criterios de evaluación como punto de partida para la elaboración de los mismos. 

Deseamos que esta formación os haya acercado más a la dinámica de trabajo que conlleva el trabajo por competencias; sobre todo que hayáis vislumbrado que esta forma de trabajar implica un trabajo coordinado, en equipo, de todo el profesorado del centro. Las competencias básicas constituyen la base del cambio educativo y han de ser una visión compartida de todo el centro. 

Si bien hubiera sido necesario más tiempo para el trabajo en grupo de los participantes en la elaboración de ejemplificaciones de tareas, se han esbozado alguna de ellas en un ambiente de trabajo cooperativo entre los asistentes a esta actividad formativa. Para ello hemos partido de los criterios de evaluación de las áreas que nos sitúan sobre la pista de los aprendizajes que ha de desarrollar el alumnado para adquirir una serie de competencias. Estas competencias le proporcionarán gradualmente ir convirtiéndose en personas competentes para desenvolverse en situaciones de la vida cotidiana y capacitadas para vivir en la sociedad actual y seguir aprendiendo a lo largo de su vida. 

Partimos de tareas enfocadas desde las áreas para terminar viendo tareas integradas donde distintas áreas han de coordinarse para la elaboración de una tarea común incorporando cada una de las áreas su planificación de actividades e integración de elementos curriculares; es decir, vinculando los criterios de evaluación de las áreas y seleccionando los objetivos y contenidos de las áreas.   Este trabajo sólo tendrá éxito si el equipo docente trabaja de forma coordinada y en equipo. Como ejemplo de tarea integrada vimos la denominada "La economía y la tabla periódica", presentada por Manuel J. Fernández. 

Los materiales, presentaciones, documentos y fichas de trabajo que se han utilizado en este curso están alojados y pueden descargarse desde este SITE. En él encontraréis algunos Ejemplos de tareas para E.Primaria y E.Secundaria que nos ofrecieron Diego Ojeda y Daniel Sánchez. También las Tareas del CPR Bembézar (Mª Mar Moreno), los documentos de la experiencia de trabajo en CCBB del profesorado del IES Santa Rosa de Lima (Alfonso Rodríguez y María Sánchez) y la presentación, documentos y otras ejemplificaciones de tareas integradas de Manuel Jesús Fernández. GRACIAS a todos/as. 


DÍPTICO de la actividad.

ENLACES DE INTERÉS:

SITE de este curso.

3 comentarios:

Antonio Gómez dijo...

Se habla continuamente en el discurso de las competencias de enseñar al alumno a vivir en el mundo que le rodea, se fomenta la idea que tiene que ser capaz, competente. Tengo varias preguntas: siguiendo este esquema no estamos convirtiendo a la educación es una sirvienta, como lo fué en el medievo de lareligión, del aparato económico-político. ¿ no estamos certificando el status de dependencia,como susbsitema sin capacidad deiniciativa propia, de la educación ? Parece que se parte del status quo y de preparar al alumno a dominar ese ecosistema ya prestablecido. ¿No es esto un papel un poco pobre de la educación ? El mismo término competencia me parece sospechoso. Hay detrás un claro sentido pragmático, de filosofía de la acción, de la praxis transformadora de la realidad. Pero se evita el momento de la reflexión, de poner en tela de juicio lo establecido. Estamos totalmente imbuido de la necesidad de manipular, de gobernar la realidad. ¿No estamos convirtiendo a los alumnos en depredadores intgeligentes, en manipuladores racionales de lo establecido ? Hay valores no confesados en el esquema de las competencias. No es una estrategia inocente. La misma selección de las competencias y el orden subyacente nos está vendiendo unos valores predeterminados que interesan a la propia racionalidad del poder establecido, pero, es díficil creer que también sirvan para crear mejores seres humanos. Serán más prácticos, operativos e instrumentales, manipuladores de la realidad material.

Pilar dijo...

Me parece interesante su comentario e interpreto en su discurso que considera las competencias en la educación como un reflejo de las necesidades del sistema económico actual. Según dice considera que las competencias no transforman al individuo en mejor ser humano pero también entiendo que usted no lo contrapone al sistema clásico educativo. Es decir, no creo que usted tenga la opinión de que la educación basada en el aprendizaje de contenidos a través de clases magistrales, donde el protagonista es sólo el profesor, sea mejor.
Si discurso lleva implícita la necesidad de una tercera vía más orientada al desarrollo personal del individuo que a buscar el encaje de éste en las necesidades del sistema actual.
Sería interesante que desarrollara una alternativa como propuesta al sistema de competencias.

Antonio Gómez dijo...

El sistema tradicional no tiene sentido, la clase magistral es imposible de llevar a cabo, pertenece a otro mundo, que, por desgracia, sigue apoyando indirectamente muchos planteamientos políticos anacrónico. Sobre la propuesta de una tercera vía de educación me parece que ocurre como en la jurisprudencia anglosajona a lo largo de su historia: primero se vive, luego se redacta. Pienso que no hay que proponer tercera vía sino experimentar distintas posibilidades, probar caminos diversos. En una situación como la actual, me refiero a la teoría y práctica pedagógica, donde predomina un vacío de paradigma aglutinante que unifique las distintas soluciones propuestas para la enseñanza-aprendizaje, es saludable cierto margen de libertad de acción en todo docente dispuesto a superar el reto de la formación.
Además, no es mi intención de arrinconar el modelo de las competencias, simplemente pienso que es un método de transición, de cambio, que incide en la crisis, en el vacío del método tradicional de enseñanza, que ha perdido fuerza de justificabilidad tras la eclosión de las nuevas tecnologías de la enseñanza. Pero no es un método holístico, que cubra todas las facetas del proceso educativo. Y esto no supone ninguna crítica sino admitir que, actualmente, cualquier sistema de educación que se proponga tendrá el sello de la caducidad inevitable. Más que nunca es muy complicado garantizar qué es lo que realmente pueda enseñar a un alumno inmerso en un mundo donde el hoy refuta los valores del ayer y no tendrá nada que ver con la axiología del mañana.Creo que el anarquismo epistemológico, propuesto por algunos metodólogos de las ciencias físicas, es un buen acercamiento a la situación pedagógica actual y nos obliga a ser cautos, rigurosos y críticos y a no empeñarnos en estrategia que tan sólo poseen buena voluntad, pero sin una base científica sólida.